new blood test for concussion

Un estudio largo de EE.UU en pacientes con trauma evaluó un nuevo análisis de sangre para conmoción cerebral en la diagnosis de lesiones cerebrales.

Una conmoción cerebral es una tipa de lesión cerebral que afecta la función cerebral temporalmente. Esta causada usualmente por un golpe directo a la cabeza, pero también se puede ocurrir después lesiones por latigazo cerebral, que puede causar el cerebro se sacudió en el cráneo. Síntomas de una conmoción cerebral incluyen dolor de cabeza, los mareados, la pérdida de memoria, confusión, nausea, vomitar, vista borrosa, comportamiento inusual, la somnolencia, o pérdida de conciencia. Trabajadores de la sala de emergencia asesan rutinariamente pacientes de trauma para conmoción cerebral, pero unos pacientes pueden tener una lesión cerebral sin signos externos o síntomas. Esto es descubierto como trauma “subconscusivo.” Es importante identificar estos pacientes porque necesitan seguimiento cuidadoso, como más lesiones cerebrales podrían conducir al daño cerebral.

Algunos pacientes con lesión cerebral no tienen signos externos de conmoción cerebral

Las proteínas cerebrales GFAP y UCH-L1 se liberan en la sangre después de una lesión cerebral. Un análisis de sangre para detectar estas proteínas podría ayudar al personal médico a identificar pacientes con lesiones cerebrales conmoción y subconcusión. En un gran estudio realizado en EE. UU. En pacientes con traumatismos, los investigadores evaluaron la capacidad de los análisis de sangre para GFAP y UCH-L1 para identificar a los pacientes con traumatismos conmoción y subconcusión. Esto los ayudará a desarrollar un nuevo análisis de sangre confiable para la conmoción cerebral. Recientemente informaron sus hallazgos en BMJ Paediatrics Open.

En tres centros de trauma de EE. UU., Los investigadores inscribieron a más de 700 pacientes adultos y pediátricos de tres grupos de lesiones diferentes: aquellos con traumatismo craneoencefálico y conmoción cerebral, aquellos con traumatismo craneoencefálico pero sin signos de conmoción cerebral (no traumáticos, controles de traumatismo craneal), aquellos con traumatismo corporal pero sin traumatismo craneoencefálico o conmoción cerebral (controles de traumatismo corporal no conmoción cerebral). Se realizaron análisis de sangre repetidos para GFAP y UCH-L1 cada cuatro horas durante las primeras 24 horas después de la lesión, y luego cada 12 horas hasta 180 horas después de la lesión. Los investigadores analizaron más de 1,900 muestras de sangre y compararon los niveles cambiantes de GFAP y UCH-L1 en los tres grupos.

A las cuatro horas de la lesión hubo incrementos incrementales en GFAP y UCH-L1 en los tres grupos, con elevaciones más bajas en el grupo de traumatismos corporales, elevaciones leves en el grupo de traumatismos craneales no conmoción cerebral y las elevaciones más altas en el grupo conmoción cerebral. Se encontraron niveles elevados de ambas proteínas en pacientes con traumatismo craneoencefálico no concusivo, lo que podría indicar una lesión cerebral subconcusiva.

Los análisis de sangre GFAP y UCH-L1 pueden ayudar a identificar lesiones cerebrales subconcusivas

Los investigadores concluyeron que el análisis de sangre GFAP funcionó mejor que el examen UCH-L1 en la detección de conmoción cerebral en niños y adultos. Los investigadores sugieren que la elevación de ambas proteínas en pacientes con traumatismo craneoencefálico no concusivo puede indicar una lesión cerebral subconcusiva, aunque esto requiere más estudio. El nuevo análisis de sangre para la conmoción cerebral puede ser más útil que una tomografía computarizada del cerebro para identificar a los pacientes con lesión cerebral, ya que no se observan lesiones en los escáneres de la mayoría de los pacientes con una conmoción cerebral o trauma subconcusivo.

“Una característica única de este estudio es que incluye pacientes que se golpean la cabeza pero no tienen síntomas”, dijo la doctora Linda Papa, autora principal del estudio. “Este grupo rara vez, si es que alguna vez, se incluye en los estudios de biomarcadores”. se está desarrollando un dispositivo que podría usarse en la sala de emergencias o en escenas de accidentes para detectar lesiones cerebrales subconcusivas. El Dr. Papa espera que dicha tecnología esté disponible dentro de unos años.

 

Escrito de: Julie McShane, MA MB BS

Traducido de: Danielle Dinally (DD)

 

Cita de Referencia:

  1. Papa L, Zonfrillo MR, Welch RD, et al. Evaluating glial and neuronal blood biomarkers GFAP and UCH-L1 as gradients of brain injury in concussive, subconcussive and non-concussive trauma: a prospective cohort study. BMJ Paediatrics Open 2019;3:e000473. Doi: 10.1136/bmjpo-2019-000473.
  2. Orlando Health. Press Release, 26thAug 2019. “Study: Blood test detects concussion and subconcussive injuries in children and adults.” https://www.eurekalert.org/pub_releases/2019-08/m-sbt082119.php
Facebook Comments