intermittent fasting

Un estudio recién determina si el ayuno intermitente dos veces por semana puede mejorar la salud comparado a dietas que estricta continuamente las calorías.

El peso exceso es considerado un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades crónicas cómo la diabetes y la enfermedad cardiovascular. La pérdida de peso puede mejorar parámetros cardiometabolico reduciendo el riesgo. Los beneficios de estrategias de la pérdida de peso cómo las dietas intermitentes y dietas de restricciones de energía continua han estado estudiados, pero no se queda claro si estas estrategias mejoran las medidas de glucosa y metabolismo lípido siguiendo cenas (medidas postprandiales). Aunque perfiles cardiometabolicos a menudo están evaluados después un periodo del ayuno, las evaluaciones postprandiales puede proveer un indicador más realista y más fiable de riesgo.

Los investigadores del Reinado Unido compararon los efectos de ayuno intermitente y continuamente restricción de energía en lípido postprandial y metabolismo glucosa en 48 individuos sobre pesa y obesas que fueron asignados al azar a una condición intermitente y condición de restricción de energía continua. Los participantes que fueron asignados a la condición intermitente consumieron una dieta de caloría muy baja por dos días consecutivos cada semana, mientras los individuos en la condición de restricción de energía continua limitaron calorías cada día.

Ellos asesaron los perfiles cardiometabolicos de los participantes después una cena (postprandial) al comienzo del estudio y otra vez después los participantes lograron una reducción en peso de 5%. Los investigadores hipnotizaron las mejoras postprandiales en metabolismo lípido seria más grande por los participantes en condición de restricción de energía intermitente. Las resultas hace poco fueron publicadas en el British Journal of Nutrition.

Veintisiete participantes lograron el objetivo de pérdida de peso de 5%. Los participantes que limitaron sus consumos calóricas lograron la pérdida de peso en el mediano de 59 días comparado al mediano de 73 días por el grupo de restricción de energía continua; sin embargo, la diferencia no fue significante estáticamente. De modo parecido, no fueron diferencias entre los grupos en la composición corporal o a la repuesta de glucosa postprandial.

También dieron la cuenta que niveles de insulina postprandial habían reducidos en ambos grupos, y niveles de C-peptide, una molécula proinsulina, y triacilglicerol, una medida de metabolismo lípido, fueron más bajo en el grupo de restricción de energía continua. Los participantes en el grupo de intermitente también tuvieron reducciones más grandes en la presión arterial sistólica comparado a los participantes en la condición de restricción de energía continua.

Sobe todo, las resultas de este estudio indican que ayuno intermitente por dietas de calorías bajas seguidas sólo dos veces por semana puede mejorar por lo menos unas medidas de lípido postprandiales y metabolismo glucosa. La reducción en triacilgilicerol postprandial por individuos que limitaron sus consumos calorías puede ser particularmente significante, cómo tricilgilicerol ha sido asociada con la enfermedad cardiovascular en estudios previos. Por lo tanto, este parámetro fue reducido por más o menos 40%, indicando beneficios que son relevantes clínicamente de restricción de energía intermitente.

Estudios adicionales con muestras más largas son necesitados para corroborar estas resultas y para investigar los mecanismos que restricción de energía intermitente mejora parámetros clínicos.

 

Escrito de Suzanne M. Robertson, Ph.D
Traducio de Danielle Dinally (DD)

Cita de Referencia: Antoni, Rona, Kelly L. Johnston, Adam Collins, and Margaret Robertson. “Intermittent versus continuous energy restriction: differential effects on postprandial glucose and lipid metabolism following matched weight-loss in overweight/obese subjects.” British Journal of Nutrition (2018).

Facebook Comments